La Importancia de la Inteligencia Emocional en el Lugar de Trabajo

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos que comprender y gestionar nuestras emociones. Las cualificaciones que se relacionan con la inteligencia emocional son: autoconsciencia, autorregulación, motivación, empatía y cualificaciones sociales. Esta se hizo una expresión-llave de los departamentos de recursos humanos y los investigadores consideran que está en la altura de la inteligencia emocional ser observada de forma seria.

En consonancia nuestras emociones en el lugar de trabajo pueden tener beneficios pragmáticos, como una mejor cooperación entre los colaboradores y también un ambiente de trabajo más feliz. La verdad es que somos humanos todos los días y no solo cuando dejamos nuestro trabajo, a finales de cada día.

Como la inteligencia emocional nos puede ayudar
En las diversas áreas de la psicología existen debates acerca del funcionamiento del cerebro humano pero, la parte cerebral que soporta la inteligencia emocional y social es el último circuito del cerebro a hacerse anatomicamente adulto y, debido a la neuroplasticidad, el cerebro acaba por moldearse en consonancia con las experiencias ya vividas

 

Abordaje de nuestras emociones
Mientras nuestras emociones continúen a ser olvidadas en el lugar de trabajo, serán sentidos algunos efectos devastadores, no solo para las empresas como también para los colaboradores. Finalmente, las personas son emocionales.

Las empresas están cada vez más atentas a estos pormenores, comenzando a disponibilidad de horarios de trabajo más ampliados e individualizados y a facultar nuevos servicios (por ejemplo, algunos seguros de salud cubren la salud mental), visando garantizar que los colaboradores pueden efectivamente cuidar de sí.

Cuáles son los elementos de la inteligencia emocional?
Vamos a destacar cada elemento en consonancia con su definición contextual.

La autoconsciencia es vista como siendo el conocimiento que tenemos que nosotros propios: saber cuáles son nuestros puntos débiles, puntos fuertes, valores y el impacto que eso tiene en las otras personas forzando, esencialmente, a una buena percepción.

La autogestión es la capacidad de controlar los impulsos y el mal humor. Piense en confianza, integridad y comodidad con el cambio. No deje que sus emociones lo paralicen y organice sus pensamientos de forma positiva, equilibrando sus emociones con sus pasiones.

La motivación es conseguir celebrar el cumplimiento de los objetivos solo por el simple hecho de su cumplimiento. La pasión que ha por el trabajo que hace, el optimismo y la energía para mejorar son las principales características de una persona emocionalmente inteligente y motivada.

Empatía es la comprensión del contexto emocional de las otras personas. ES visible la presencia de otros sentimientos, especialmente durante la toma de decisiones. Algunas características adyacentes de la empatía son la especialización en la contratación y la retención de profesionales de tope, así como la capacidad de desenvolver la sensibilidad para conseguir unir personas con diferencias culturales notorias.

Así como haría en un entrenamiento de bíceps o cualquiera otro músculo, necesita practicar sus cualificaciones para que note mejorías.  El objetivo es que las personas que gestionan sean más felices y que consigan conocer y comprender mejor sus equipos. ES bueno ser un gestor eficaz, pero es vital que consiga desenvolver sus mejores capacidades, pues solo ahí podrá ser realmente un buen líder

En la verdad, cuando observamos los líderes de algunas de las empresas más exitosas, ellos demuestran un elevado dominio de los componentes-llave de la inteligencia emocional. Por norma, las mujeres tienden a tener una mayor empatia emocional: hacen la gestión de las relaciones entre las personas y los grupos.

Provocará la inteligencia emocional alteraciones en nuestro lugar de trabajo?
Todos los días tomamos decisiones solo basadas en la emoción. Sentimos que el plan A es mejor del que la plana B y que, por veces, hacemos las elecciones basadas en nuestras emociones o sentimientos. Cuando se comprende el origen y la fuente de estas emociones, especialmente cuando trabajamos en equipo, estamos en mayor con los otros.

No puede mejorar el bien estar de otra persona sin encarar sus emociones primero. Lo que distingue la jefatura es, por norma, el nivel de inteligencia emocional y serán las cualificaciones a ella asociadas que irán a ayudarlo a desenvolver un trabajo más eficaz.

Deja un comentario